Sueños

Incubar sueños y clases de sueños

La incubación de los sueños es una herramienta muy útil para la comprensión de nosotros mismos, de auto sanación y desarrollo personal.

 

Desde Freud que se sabe que el subconsciente nos muestra su realidad desde los sueños. Tanto nuestras ilusiones como penurias y las frustraciones y recuerdos que no quieren ser olvidados.
 
Hay muchas clases de sueños:
  • Sueños de aviso. Los que avisan de que algo en el subconsciente nos llama la atención que desde nuestro lado consciente no le prestamos atención.
  • Los sueños que el productor de sueños transmite como una compensación de nuestros temas frustrados, estos son los sueños de compensación. Por ejemplo; Soñar con pintar cuadros, cantar, crear un objeto, es una forma que la mente creativa tiene para liberar los deseos de ser creativos. Este tipo de sueños es muy sanador. Este tipo de sueños es el mayoritario.
  • Los sueños de reciclaje, donde la mente recopila información y la ordena. Libera tensiones de momentos muy tensos.
  • También están los sueños premonitorios. Nos avisan de que algo está apunto de ocurrir o casi ocurriendo. El olfato interior de la intuición nos avisa en los sueños.
  • En el sueño nuestra personalidad se vuelve más libre y no interviene la censura que podemos tener estando despiertos. Estos son los sueños y deseos que han sido reprimidos o los que no tienen tanta lógica.
  • Sueños incubados, aquí llegamos a la parte más importante y que podemos trabajar.
  • Sueños donde está toda nuestra psique que necesita ser vista y reconocida. Aquí la psicoterapia trabaja muy bien esta parte, ya que una persona experta en sueños podría ayudar en temas que afectan en el día a día y no vemos.
 
Los sueños incubados son provocados para resolver algún problema o cuestión también para conseguir objetivos. Se llama así porque se pone la intención y luego la observación, así al despertarnos vemos el resultado.
Para eso debemos tener en cuenta varios pasos:
 
  • Tener un diario de sueños, para que de esta manera se pueda llevar un seguimiento del lenguaje individual de los sueños y unos minutos antes repasar los días anteriores de sueños para ayudar a reforzar el recuerdo de los sueños.
  • Concentrarnos antes de dormir, el sueño que queremos incubar.
  • Que sean elementos importantes porque si es algo trivial pasará desapercibido.
  • Tener el boli y papel cerca para apuntar antes de olvidarnos. Los recuerdos del sueño duran 30 min. También esto ayuda a reforzar el sueño.
  • Formular bien la pregunta del tema que queremos incubar.