Hay tres clases de razones.

1- Por la motivación al cambio, esa necesidad de querer cambiar algo en nuestra vida porque o simplemente se repite lo mismo una y otra vez causándonos aburrimiento o porque lo que tenemos no nos gusta. ¿Te sientes sin motivación? ¿Te faltan objetivos? ¿Sabes dónde dirigirte? ¿No encuentras salida?

2- Por tener un mayor desarrollo personal. Que esto nos afecta en nuestra percepción de nosotros mismos, para mejorar nuestras relaciones y nuestro entorno. Obtendrás claridad mental en tus formas de actuar.  ¿Para qué lo haces? ¿Qué necesitas? ¿Qué piensas de ti mismo? ¿Te gustaría mejorar en el trabajo o en tus relaciones?

3- Por problemas de salud física, baja energía. El cuerpo humano tiene todo lo que necesita para auto sanarse. Quien enferma al cuerpo es la mente. Volviendo a reconectarte energéticamente y descubriendo qué ocurre inconscientemente en ti volverás a recuperar tu estado de salud adecuado. Esta es la intención, aunque reconozco que en la medida que se pueda, sin sustituir los remedios naturales o medicinales.